Iberoamérica reclama acceso a vacunas y rechaza “acaparamiento”

  • Los países de América Latina y de la península Ibérica pidieron «la distribución urgente y equitativa de vacunas» contra el coronavirus, y criticaron a las naciones que acaparan las dosis.

Cumbre. El encuentro semipresencial generó asperezas en torno a Venezuela. || Swissinfo

Los países de América Latina y la península Ibérica rechazaron el miércoles el «acaparamiento» de vacunas de las naciones más ricas y promovieron su acceso «universal», en una Cumbre Iberoamericana que se realizó de forma semipresencial en Andorra.

La declaración final, consensuada por los 22 países del bloque, solicitó «que el acceso, la compra y la distribución de las vacunas (…) sean universales» y se evite su «acaparamiento», en momentos en que América Latina sufre un nuevo embate de la pandemia.

En la sesión plenaria en Soldeu, población en este microestado europeo ubicado entre España y Francia, la mayoría de los líderes latinoamericanos intervinieron de forma telemática, y sus mensajes coincidieron: no llegan suficientes vacunas, claves para acabar con la pandemia y empezar la recuperación poscoronavirus.

QUEJA CONTRA PAÍSES RICOS. «Los países ricos, que representan el 16% de la población, tienen el 54% de las vacunas, y tienen más de las vacunas que necesitan, es necesario que juntos levantemos la voz ante esta circunstancia«, apuntó el presidente costarricense, Carlos Alvarado.

El acceso a las vacunas era el tema clave de esta reunión, a la que asistieron de forma presencial solo un pequeño grupo de presidentes y jefes de gobierno.

De los 19 presidentes latinoamericanos, declinaron intervenir los de Brasil, El Salvador, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela y fueron sustituidos por otros funcionarios.

América Latina, segunda región más enlutada del mundo con más de 873.000 fallecidos y 27,4 millones de contagios (con el Caribe incluido), ha vacunado a menos del 10% de su población cuando registra récords diarios de muertes y contagios en varios países.

 

«La iniciativa Covax, aunque valiosa, es claramente insuficiente y debe ser potenciada«, señaló el presidente argentino, Alberto Fernández, en referencia al mecanismo para distribuir vacunas a países con menos recursos, que ha sufrido retrasos y ha entregado solo tres millones de dosis a una región con más de 600 millones de habitantes.

Afirmando que «el acceso a la vacuna debe ser equitativo», el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, anunció que su país donará al menos 7,5 millones de dosis a América Latina durante 2021.

El envío de las vacunas, que se entregarán a través del programa Covax, comenzará cuando España haya vacunado al 50% de su población, explicó Sánchez, lo que debe ocurrir en los próximos meses.

Pensando en la recuperación poscoronavirus en una América Latina que vio su PIB desplomarse un 7% en 2020 y sus indicadores en pobreza y pobreza extrema perder décadas de avances, la declaración de la cumbre solicitó fortalecer los organismos multilaterales de financiamiento, para permitir un «acceso justo e inclusivo a mecanismos innovadores y efectivos de financiación» para la región.

En un comunicado adicional, el bloque respaldó el aumento de los Derechos Especiales de Giro del FMI, que significarán casi 70.000 millones de dólares adicionales para América Latina.

Críticas contra Nicolás Maduro
Aunque el tema sanitario unió a la región, el régimen que preside el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, generó fuertes críticas de parte de Colombia, Perú, Uruguay y Ecuador. El presidente de Colombia, Iván Duque, fue el más vehemente, al pedir a los gobiernos de Iberoamérica actuar para poner fin a la «dictadura» de Maduro, cuya legitimidad es cuestionada por buena parte de los países participantes de la cumbre. «Es urgente que (…) veamos el fin de la dictadura, (…)», dijo Duque.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0