Un año sin Carolina Marín

  • Hoy tendría que tener 15 años, pero lejos de celebrar un cumpleaños, se conmemora un año de su trágica muerte en manos de sus tutores, quienes están imputados por el crimen.

La familia de Carolina Marín adorna su altar con una foto recien recuperada. Foto: Última Hora

La familia de Carolina Marín adorna su altar con una foto recien recuperada. Foto: Última Hora

Los únicos familiares de Carolina tuvieron contacto con ella por última vez hace años, hablaron y recordaron la triste historia familiar y del trágico final de la adolescente. Según informa el medio digital Paraguay.com.

La tía de Carolina, relató que la familia quedó desmembrada desde que la mamá de la menor, su hermana, los abandonó. Luego, contó que ella murió ahogada en Tacuatí, San Pedro.

Siguió relatando que a Carolina la rescató de la casa de la abuela, ya que era muy anciana. Su familia por su parte son de escasos recursos por lo que no podían mantenerla y tampoco a sus hermanitos.

“En un principio la llevaba conmigo en el carrito para vender frutas en el barrio, se quedaba dormida en medio del calor y eso me tocó el alma. Analicé mi caso, soy pobre, no tenía recursos para mantener los gastos y fui a contar en la iglesia del barrio la realidad», expresó, muy sentida, doña Valentina Marín.

Comentó que tomó la difícil decisión de entregar a la niña a los sacerdotes, porque no quería que fuese objeto de maltratos en ninguna familia en donde eventualmente fuera destinada.

Luego de que les encomendó a los curas la menor ellos la llevaron a un hogar, porque ya pasaba hambre –al igual que sus cinco hermanos, todos distribuidos en diferentes familias–. Los chicos no tenían documentos y no conocían al padre, que –según dijo la tía– era alcohólico.

Recordó que toda su familia estaba ilusionada porque creían que Carolina se convertiría en una persona importante porque fue criada con una familia con dinero, pero que finalmente la mataron a golpes, dijo.

Asimismo, exigió que se imponga un castigo ejemplar por el acto violento del que son acusados los tutores Ramona Melgarejo y su pareja, el militar SR Tomás Ferreira Rojas.

Por su parte, Miguel Giménez Marín, primo de Carolina, manifestó que la familia recibió dos veces la visita de la adolescente y su tutora, pero que después perdieron comunicación.

El crimen de Carolina

En la mañana del 20 de enero del 2016 un supuesto beso entre la menor y un albañil que trabajaba en la casa de la pareja desató la ira de los tutores y estos le propinaron una golpiza a la adolescente.

Carolina agonizó cuatro horas en la habitación a causa de traumatismos múltiples y luego murió en el hospital. La enterraron prácticamente en secreto de sus allegados.

Los vecinos de Vaquería, luego de la tragedia, rompieron el silencio y revelaron que la niña era esclavizada y maltratada desde siempre por los padres adoptivos.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0