Policía desmiente acusación de abuso de autoridad

  • Tras la denuncia pública realizada por Sandro Savaris, la comisaría jurisdiccional emitió un informe policial detallado acerca del episodio.
  • La Policía Nacional sostiene que el denunciante y varias personas más agredieron inicialmente a un mecánico, luego se resistieron al procedimiento e incluso destruyeron la patrullera policial.

Automóvil Chevrolet Omega, propiedad de Darío Espínola, supuestamente destruido por Sandro Savaris y varias personas más. //PolicíaNacional

Automóvil Chevrolet Omega, propiedad de Darío Espínola, supuestamente destruido por Sandro Savaris y varias personas más. //PolicíaNacional

En la tarde de este viernes, alrededor de las 15:30 hs., en la zona de Calle Hovy, a unos 150 metros del km 134 de la Ruta VII Dr. Francia, en Coronel Oviedo, Sandro Savaris, técnico en refrigeración, denunció haber sido víctima de un procedimiento irregular y abusivo de la Policía Nacional, donde unos 20 efectivos irrumpieron en su domicilio, sin orden judicial, agrediendo a varios e hiriendo al denunciante, en el tobillo derecho.

La versión del denunciante contrasta totalmente con el informe oficial de los efectivos policiales de la Comisaría jurisdiccional, Primera del Cruce Internacional, cuyo jefe el Sub. Crio. Néstor Sánchez, refiere que acudieron hasta el lugar del hecho tras un altercado generado entre Savaris, y un mecánico automotor, identificado como Darío Espínola, quién estaba realizando un trabajo y supuestamente fue agredido por el dueño de casa y otras personas al no querer abonar el importe por el trabajo realizado.

El reporte policial tipifica los hechos en los que incurrió Sandro Savaris, como supuesto hecho punible contra la integridad física (lesión), contra la propiedad de las personas (daño intencional), contra la administración pública (resistencia), daño a medio técnico de trabajo (camioneta patrullera) y lesión al personal interviniente, individualizando como agresores a tres de cinco personas sindicadas; Sandro Luiz Savaris Aguilera (35), Claudio Savaris, tío del primero y Carlos Alberto Morel González (21), cuñado de Sandro.

Según consta en el acta de procedimiento policial, personal interviniente acudió hasta el lugar del incidente, ante el llamado del mecánico Darío Espínola (36), quien comunicó ser víctima de agresión física y a la propiedad (destrucción de su vehículo particular), un automóvil Chevrolet, modelo Omega, color verde claro, matrícula ARA 001 – Py., que sufrió abolladuras en la chapería frontal, debido a una supuesta embestida por parte de Savaris, los vidrios laterales totalmente rotos, como también el parabrisas trasero y delantero.

El informe policial redactado en la comisaría Primera del Cruce Internacional, refiere que las lesiones ocasionadas por Sandro Savaris y la destrucción del automóvil del denunciante y una patrullera, motivaron la intervención y el fallido intento de detención del denunciado.

Según Espínola, Savaris y los demás le propinaron varios golpes e incluso sufrió un corte bastante profundo en el brazo derecho, ante lo cual solicitó intervención policial, acudiendo hasta el lugar personal de la sub comisaría 02 de barrio Azucena, sub oficiales Adrian Darío Saucedo, Juan Alcides Candia, y Jorge Adalberto Escobar.

Tras la presencia policial, conforme se describe en el acta de intervención, tanto Savaris como los demás supuestos responsables se mostraron con actitud violenta y queriendo repeler la presencia policial, resistiéndose a ser demorados, debido a que todo el incidente aparentemente trascurrió en la vía pública, donde también ocasionaron daños a la patrullera policial.

Ante esta circunstancia, los agentes operativos solicitaron refuerzo de las demás dependencias policiales, acudiendo patrullas, de las comisarías de barrio Primero de Marzo, del Cruce Internacional, Lima 010 y Lima O20, tras la llegada del apoyo policial los supuestos agresores se refugiaron en un inmueble baldío.

Se inició un rastrillaje en dicho terreno, constatándose que los sindicados ingresaron a la propiedad de Savaris (colindante con el baldío), de donde supuestamente salieron armados con palos de madera en mano, agrediendo al sub oficial Jorge Adalberto Escobar, a la altura de la espalda y el antebrazo, por lo que se hizo uso de la fuerza pública, llegando a impactar un proyectil, balín de goma en el tobillo de Sandro Savaris, tras lo cual los denunciados se refugiaron en el domicilio del hombre herido, siempre según el reporte policial.

De todo lo actuado fue comunicado al asistente fiscal de turno del Ministerio Público, Cristian Bartomeu, acudió hasta el lugar del hecho el abogado de los supuestos agresores, Elvio Villagra, quien por las lesiones recibidas por Savaris, trasladó a este hasta el Hospital Regional, para su diagnóstico médico. Por su parte el personal policial supuestamente lesionado también fue diagnosticado en el centro asistencial.

La Policía Nacional refiere en su informe que los supuestos agresores también ocasionaron daños a la camioneta patrullera de la marca Isuzu, tipo D-max, color blancoo, con chapa EAG 270 – Py., con características Toro Movil 11, con rotura del parabrisas delantero y trasero, rotura total de los vidrios laterales, rotura del faro trasero lado izquierdo, y múltiples abolladuras en la chapería.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0