María Gabriela y la extraña lucha por ver a su hija

En Coronel Oviedo es recurrente ver a una mujer desnuda caminando por las calles, hasta que considera oportuno acostarse sobre el asfalto, sin importar el frío ni el calor. Se trata de María Gabriela, una mujer de 27 años que perdió la patria potestad sobre su hija de 7 años, por su inestabilidad sicológica, que la llevó a un intento de suicidio en presencia de su niña, en la fría noche del 15 de julio del 2017.

María Gabriela, acostada sobre el asfalto.

La noche de un domingo tranquilo y gélido, sorprendió con una información de intento de suicido de una mujer, acompañada de su hija de 5 años, en inmediaciones del estadio municipal El Cerrito de Coronel Oviedo. Transcurrían quince días del mes de julio del año 2017.

Nota relacionada: Separan de su hija a madre con intenciones suicida

María Gabriela, era la protagonista de grave episodio que requirió la intervención de bomberos, Policía Nacional y la Unidad Fiscal de la ciudad, para contener la situación que, hasta ahora tiene tiene consecuencias y, en una forma de reclamo, sale desnuda a las calles y para el tráfico al atravesarse acostada en el medio del asfalto.

Ella vive con su mamá en un territorio social de Costa San Antonio, en situación económica precaria.

La niña quien ahora tiene siete años, y tras el episodio de intento de suicidio, fue dada en guarda provisora al cuidado de una familia. La medida fue adoptada por la Secretaría Nro. 1 del Juzgado de la Niñez, a cargo de Zenobia Frutos actualmente interinada por Catalina Ramírez.

Lea también: Le quitaron a su hija, es la única ayuda que recibió

La hija de Maria Gabriela
El caso judicial de la hija de María Gabriela, está a cargo de la defensora pública, Lorena Aranda Vázquez quien afirma que “la guarda es revisada y evaluada cada año”. En ese contexto, el juzgado verificó, el pasado mes de agosto, y la niña está en muy buenas condiciones junto con la familia que tiene la guarda. Acude a la escuela donde recibe educación y se ha integrado con quienes conforman de su nuevo hogar.

Cuando María Gabriela supo dónde y con quién estaba viviendo su hija, llegó hasta el lugar a violentar la vivienda. “La situación vivida aquel día hace que su hija sienta temor y cierto rechazo hacia su mamá”, explicó, Silvia Villalba Garcete, asesora jurídica de Coordinadora de Equidad de Género y Derechos Humanos del Caaguazú, quien se encarga de dar seguimiento al complejo caso.

En setiembre del 2017, María Gabriela, fue encontrada al costado de la Casa de la Amistad, con visibles signos de maltrato y aparentemente abusada sexualmente, situación que no fue confirmada por ninguna autoridad médica tras su revisión.

Entérese más: La encontraron con heridas y aparentemente abusada

La misma situación se volvió recurrente, así como recurrentes fueron los procedimientos: alguna persona que la veía circular desnuda por la calle, envía una foto a los medios de prensa, estos a su vez comunican a las autoridades; se la busca con una patrullera y se la deriva hasta la Unidad de Salud Mental del Hospital de Coronel Oviedo, para aplicarle algún inyectable y  varias pastillas. En más de una ocasión, se escapó del hospital, hasta que se la encuentra de nuevo en la calle, repitiendo el mismo episodio: desnuda y acostada sobre el asfalto.

Aunque el 28 de noviembre del 2017, tras una de sus crisis, fue trasladada hasta el Hospital Neuro Siquiátrico de Asunción, su estadía allí fue esporádica. Los profesionales de la salud mental, afirman que su perfil de paciente, no es el indicado para recibir tratamiento en un centro de internación.

Puede interesarte: Trasladan al neurosiquiátrico a joven con trastornos emocionales 

En enero de este año, varias instituciones firmaron un acuerdo de cooperación para que María Gabriela reciba una asistencia integral en varios aspectos. Se han dispuesto acciones conjuntas entre Secretaría Municipal de la Mujer, Coordinadora Departamental de DD.HH., Hospital Regional, Defensoría del pueblo, entre otras instancias.

“Luego se entregó a los familiares para que continúen con el tratamiento pero lastimosamente no tiene buenos resultados, sigue por las calles”, manifestó la defensora pública, Lorena Aranda Vázquez.

Conducta de riesgo
Aunque es considerada una paciente siquiátrica, no cumple con el perfil para recibir tratamiento en un centro de internación, afirmó el médico especializado en salud mental, Dr. Henry Andersen. “Ella es una persona tranquila y consciente de sus acciones, necesita contención, cuidado y acompañamiento para lograr un tratamiento contínuo y así obtener resultados positivos”, puntualizó.

Sin embargo señaló que actualmente, María Gabriela, presenta conducta de riesgo que amerita ser internada en el Neuro Siquiátrico. “No está aceptando la medicación y tiene actitudes temerosas como colocarse frente a los vehículos en la calle”, consideró el profesional que ante esta situación, está gestionando el traslado de la paciente hasta Asunción.

María Gabriela, acompañada de su mamá, Gloria Ramona y la asesora jurídica, Silvia Villalba, acudieron en la mañana de este lunes, ante la defensora pública, Lorena Aranda Vázquez || OviedoPress

Beneficiaria de Tekoporâ
María Gabriela es sujeta del beneficio del programa Tekoporâ, del Ministerio de Desarrollo Social, debido a la situación de precariedad económica en la que vive.

El subsidio estatal le permite garantizar su alimentación, teniendo en cuenta que en su situación no puede realizar ningún trabajo que le permita tener ingreso económico.

El Dr. Andersen insistió que el cuidado y acompañamiento es la clave para su recuperación. “Ahora que cuenta con ese ingreso, se debería gestionar su permanencia en algún hogar donde reciba el cuidad, le permitirá cubrir esos gastos y tener una recuperación. No es una paciente grave”, afirmó.

Nota relacionada: Mujer nudista reaparece por las calles de Coronel Oviedo

Amenaza de autolesión
La propia María Gabriela afirma que es consciente de todo lo que ella hace, de hasta salir desnuda a caminar por las calles. Maneja un teléfono celular y se pone en contactos con personas que la asisten en la Unidad Especializada de Salud Mental, del Hospital Regional de Coronel Oviedo.

“Ella amenaza con hacerse daño, y ahora está comenzando a cumplir. Se cortó todo el pelo y comienza a preocupar mucho más”, dijo una de las funcionarias de salud.

Denunció además que existe una amenaza muy grave: “voy a cortarme el útero, a ver si a así me hacen caso y me devuelven a mi hija”, habría sido uno de los mensajes enviados por María Gabriela, vía Whatsapp a la funcionaria de Salud Mental.

Entérese también: María Gabriela recibe asistencia integral de salud mental

Quiero ver a mi hija
En una breve charla con OviedoPress, María Gabriela confesó por qué motivo tiene la actitud temerosa y llamativa por las calles de la ciudad.

“No puedo creer que me hayan quitado a mi hija, luego de estar conmigo durante cinco años, me desespera no verle a mi hija”, lamentó.

Afirmó que es consciente de todo lo que hace y que es una actitud de protesta para recuperar a su hija. “Yo quiero recuperar a mi hija, y dicen que para eso debo estar bien”, reconoció.

Si toma su remedio, está bien
Gloria Ramona es la mamá de María Gabriela, viven juntas en una vivienda precaria, prácticamente hacinadas en un asentamiento de Coronel Oviedo. Afirma que su hija está bien mientras consume los medicamentos que se les provee en el Hospital de Coronel Oviedo.

“Cuando mira en su teléfono la foto de su hija, se desespera y deja de tomar su remedio y comienza a desnudarse y salir a la calle”, relató.

Señaló además que procura mucho para cumplir con el tratamiento indicado pero encuentra mucha resistencia de parte de su hija. “Suelo darle su remedio, simula que traga pero deja debajo de su lengua, y cuando me doy la vuelta lo escupe”, dijo.

En la mañana de este lunes, tanto María Gabriela como Gloria Ramona, acudieron a la Defensoría del Ministerio Público, donde fueron recibidas por la defensora, Lorena Aranda Vázquez.

Asumieron el compromiso de seguir el tratamiento lo cual es necesario para recuperar el estado de salud de María Gabriela. “Es la única forma en la que puede volver a ver y relacionarse con su hija, necesita estabilidad sicológica y emocional para eso”, dijo la defensora pública.

La asesora jurídica, Silvia Villalba, dijo que acompañarán todo el proceso necesario para garantizar que la mujer realice el tratamiento médico y así, la historia tenga un final positivo, tanto para María Gabriela, su familia y su hija.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0