¿Alguien se ocupa de la calidad emocional de vida de los ovetenses?

Considerar que las políticas públicas gubernamentales, se reducen únicamente a la ejecución de obras de infraestructura; caminos, puentes, empedrados, reparación de aulas, canalizaciones y otros, no es desacertado, en cierto modo, sin embargo, en el contexto de aplicación de la gobernanza, esto resulta verdaderamente insuficiente, cuando hablamos de calidad de vida de una población.

 Nestor Castillo, jefe de redacción del periódico OviedoPress || OviedoPress

Por Néstor Castillo
@NestorcastCOV

Coronel Oviedo, al igual que el resto del planeta, hoy padece de una aguda crisis de déficits en la calidad de vida de las personas, si nos detenemos a analizar las consecuencias de la pandemia nada más. Y en un sentido superlativo, esto obviamente asociado con la insatisfacción de sus necesidades básicas, si hablamos de transporte público, seguridad, recreación y demás, convierten a nuestra ciudad, en tal vez, una de las menos favorecidas, en el concierto de las metrópolis, que se jactan de brindar oportunidades a la gente.

Por otro lado, ya en un ámbito de análisis mucho más exhaustivo, puedo afirmar tajantemente que, los ovetenses sufren de un alto sentido de desinterés e indiferencia política, hacia su calidad emocional de vida. Esto se infiere a partir de la carencia de acciones y programas tendientes a llenar las exigencias ciudadanas, que atañen al aspecto intangible del ejercicio de la política, que en boca de quienes hoy nos representan en los espacios de poder, son estos los únicamente capacitados, para transformar los destinos y la vida de cientos de miles de ovetenses.

Y es que, en la vorágine de la cotidianeidad de nuestras actividades, somos nosotros mismos quienes a veces, siquiera nos detenemos en analizar; ¿Cómo se está conduciendo mi vida? ¿A mis necesidades económicas, de comodidad o materiales, complementan mis expectativas emocionales? ¿Por qué es que a veces vemos tantas reacciones agresivas en la vía pública? ¿A alguien le preocupa, o mayor aún, alguien se ocupa de mi felicidad, la de mis familiares o amigos?

Es aquí donde realmente debemos probar la capacidad ejecutiva o generadora de condiciones favorables para la satisfacción plena de la vida de las personas, y también, es donde el ciudadano mismo debe iniciar un mayor nivel de exigencia con sus representantes; presidente, senador, diputado, ministro, concejal o intendente. Porque de lo contrario, si sencillamente esperamos que satisfagan nuestras necesidades materiales, olvidando o consintiendo que nos tengan a la deriva, en nuestra calidad emocional de vida, nosotros mismos nos condenamos a seguir tolerando nuestra infelicidad.

Coronel Oviedo merece, desde hace décadas, que sus ciudadanos hoy tengan espacios para el disfrute pleno de su felicidad, y esto, no es hablar de aspectos psicológicos, emocionales o de patologías clínicas, no. Esto es exigir que nuestra ciudad cuente con espacios de sano esparcimiento para niños y adultos, espacios en los que uno pueda concurrir para desconectarse de sus problemáticas.

Un ciudadano insatisfecho, por sus limitaciones laborales, escasos ingresos económicos, injusticias o cualquier otro problema de su entorno inmediato, genera frustraciones, decepciones, desesperanzas, y allí es donde inicia la falta de calidad de vida emocional, porque esto se traslada a la estabilidad de las relaciones interpersonales, en la familia misma o en el círculo de amistades, volviéndose uno irascible, intolerante o sencillamente infeliz.

Hoy, veo con muy buenos ojos que, la administración municipal del intendente Marcos Benítez, está iniciando un plan de rehabilitación vial de Coronel Oviedo, que es sumamente importante y en esencia, suma y contribuye en la mejora de la calidad de vida de las personas y también para de algún modo, generar cierto estado de ánimo más susceptible a la felicidad. Estas acciones a corto plazo generaran el retorno de la confianza ciudadana en la administración comunal, con el beneficio a priori de mejorar los niveles de recaudación municipal, que el contribuyente espera, se visualice a futuro, en más obras.

Por consiguiente, vale el momento para señalar y generar votos de confianza en nuestros representantes, para que en un plazo razonable, también generen políticas públicas inmateriales, que posibiliten nuestra calidad emocional de vida, que Coronel Oviedo se caracterice por la amabilidad, la cordialidad, la jovialidad y sobre todo, la felicidad de sus habitantes, pero para ello ‘‘la vara’’ ciudadana no debe conformarse únicamente con acciones circunstanciales o ‘‘políticas parche del momento’’, exijamos que trabajen por elevar nuestro estado de ánimo y en un futuro tengamos espacios tangibles, materiales, donde podamos desarrollar el lado intangible, inmaterial, de nuestras vidas.  

Compartí esta noticia

Deja un comentario

  • OviedoPress Radio
  • OviedoPress
  • _blank
  • https://oviedopress.com/wp-content/uploads/2021/09/album_art.png
  • ALL CATEGORIES
  • https://radio.oviedopress.com:445/?type=http
  • https://radio.oviedopress.com:445/?type=http