Salió a pescar y acabó muerto de un infarto

  • Juan Ángel Centurión Hopf (74), fue reportado desaparecido por espacio de unas 16 horas, desde el lunes 10 de junio último, su cuerpo fue hallado, entre unos matorrales, en el establecimiento donde trabajaba.
  • El hombre, padecía de afecciones cardíacas e hipertensión, por lo que el diagnóstico inicial del forense del Ministerio Público, apunta a que sufrió de un infarto fulminante, que le costó la vida.
  • Sin nadie que pudiera socorrerlo, en la mañana de este martes, su cuerpo fue rescatado del inmueble de la familia Kennedy Mereles, en la localidad de Kurukao, límite con Takuacorá, cercano a R.I. 3 Corrales.

Agentes de Criminalística en el proceso de rescate del cadáver localizado, entre unos matorrales. //Gentileza

Agentes policiales de la Comisaría 26 del barrio Primero de Marzo, en coordinación con el Ministerio Público de Coronel Oviedo, procedió a la ubicación y rescate del cuerpo sin vida de Juan Ángel Centurión Hopf (74), el hombre fue reportado desaparecido, en la tarde del lunes 10 de junio, alrededor de las 13:00 hs., cuando sus familiares y el propietario del establecimiento rural en el que trabaja, se percataron del hecho.

El septuagenario, aparentemente salió con destino a una aguada o arroyo del lugar, ubicado en la localidad de Kurukao, de la ciudad de Coronel Oviedo, límite con la colonia Takuacorá, del distrito de R.I. 3 Corrales, donde se desempeñaba como capataz de un establecimiento, propiedad de Malcolm Kennedy Mereles, quien acompañó la búsqueda afanosa, que concluyó con el hallazgo del cuerpo sin vida del hombre.

Centurión Hopf, padecía de afecciones del sistema cardiovascular, que sumado a su condición de enfermo crónico hipertensivo, habría condicionado su vida, cuando fue sorprendido por un infarto agudo al miocardio,  el cual lo tomó a la vera del cauce de agua donde se encontraba pescando, ínterin habría ingresado al interior de unos matorrales, para realizar sus necesidades fisiológicas.

De acuerdo a datos proporcionados por peritos de Criminalítica y de Medicina Forense del Ministerio Público de Coronel Oviedo el cuerpo fue hallado sin vida en posición genopectoral, es decir con indicios de haberse “hincado” por el dolor de pecho, así también con las extremidades inferiores totalmente flexionadas.

Dadas las circunstancias de aislamiento del lugar del hecho y la no presencia de nadie quien pudiera socorrerlo, el deceso del hombre de 74 años se hizo inminente, considerando igualmente que, residía sólo en el lugar del hecho, distante a unos 12 kilómetros del casco urbano de Coronel Oviedo.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0