Nepotismo: Las razones por las que los concejales no quieren “tocar” el tema

  • Cuando hubo una denuncia pública por supuesto nepotismo en la gobernación del Caaguazú, la concejal departamental, Vicenta Cano dijo que “ni siquiera vale la pena tocar el tema”.
  • Datos de funcionarios nombrados en el Junta Departamental, confirman que varios de ellos, son parientes de concejales, y una allegada la propia Vicenta Cano. Luz María Dolores Olmedo, sería su sobrina.
  • Cuatro funcionarias tendrían vínculo de parentesco con los legisladores departamentales y con alto funcionario del gobierno de Alejo Ríos.

Vicenta Cano y Gustavo Ferreira, concejales departamentales de la Alianza GANAR, tienen metidos a parientes en cargos dentro de la Junta Departamental || OviedoPress

La Junta Departamental del Caaguazú, por su naturaleza es contralora y legisladora, sin embargo varios concejales evitan hablar de ciertos temas que implican al gobernador Alejo Ríos (PLRA), como el caso específico de denuncia pública de nepotismo en la función pública, prohibida por la Ley 5295/14.

Nota relacionada: Alejo Ríos admite nepotismo y da a entender que críticas surgen porque parientes son de Caaguazú

“Este es el país de los amigos y de los parientes, existen tantas leyes y se violan”, fueron las expresiones de la concejal, Vicenta Cano (Alianza GANAR), cuando se planteó abordar el supuesto caso de nepotismo practicado por el gobernador del Caaguazú, quien contrató y nombró a, al menos, cuatro parientes suyos en altos cargos desde el 15 de agosto del 2018, cuando asumió el gobierno departamental.

“No vale la pena venir a debatir este tema, ni siquiera quiero que toquemos este tema”, sentenció la concejal departamental en la sesión del 22 de marzo pasado.

Lea también: Concejales departamentales piden no hablar de nepotismo

La explicación a la absurda y desafiante posición de la concejal, Vicenta Cano, se encuentra en la planilla de funcionarios de la Junta Departamental. En principio aparecen, en la nómina, funcionarias con vínculos de parentesco y amistades con los propios concejales departamentales, y en uno de los casos con un alto funcionario perteneciente al gabinete del gobernador, Alejo Ríos.

Jueza de Faltas
Lucía Rubali Filippini Leguizamón fue nombrada como jueza del faltas, el 04 de setiembre del 2012, a la edad de 23 años y a dos meses de haber egresado como abogada de la UniNorte.

En el año de su nombramiento, Hugo Filippini (PLRA) era uno de los 21 concejales departamentales y a su vez papá de la flamante jueza de faltas.

La hija del, ahora, exconcejal percibe un salario de G. 5.000.000 más un plus consistente en seguro médico cuyo costo mensual es G. 260.000. Los datos fueron extraídos de la planilla de funcionarios correspondiente a julio del 2019.

Puede interesarte: La sobrina del gobernador que es tesorera y designa viáticos

De acuerdo a las normativas, para acceder al cargo de jueza de faltas, se deben cumplir con los mismos requisitos establecidos, en la Ley 3884/07, para un juez de primera instancia: “Título de abogado, edad mínima de 30 años y haber ejercido la profesión de abogado, o magistratura judicial por el término de cinco años, o la cátedra universitaria en materia jurídica durante cinco años […]”.

Hugo Filippini (c), concejal departamental, periodo 2008-2018, a la derecha con tapado gris, su hija Lucía Filippini, quien fue nombrada Jueza de Faltas en el 2012, con apenas 23 años y a dos meses de haber jurado como abogada || Facebook.

El nombramiento realizado por el entonces gobernador, Antonio Buzarquis (PLRA), por Resolución Nro. 656/12, ignoró todas estas normativas teniendo en cuenta que, para ese tiempo, la novata abogada solo tenía 23 años y transcurrieron solo dos meses de su juramento.

Entérese más: Juzgado de Faltas cuesta millones a la Gobernación, piden ser eliminado

La agravante es que el papá de Lucía Rubali, fue uno de los votantes proponentes del nombre de su hija para ocupar el cargo por el cual percibe el millonario salario mensual.

En el año 2017 feneció su mandato, pero por simple mayoría de votos, los concejales la reconfirmaron en el cargo.
Lucía Rubali Filippini Leguizamón no participó de ningún concurso público de oposición para ser jueza de faltas, cargo que ostenta desde el 2012, hasta la fecha.

Secretaria de Faltas
El cargo es ocupado por, Luz María Dolores Olmedo, por el cual percibe un sueldo de G. 3.000.000 y gasto por seguro médico de G. 260.000.

La funcionaria fue nombrada a través de la Resolución 176/2018 de fecha 30 de julio del año 2018. Esta Resolución fue firmada de manera conjunta por el gobernador, Eliodoro Giménez (PLRA) y el presidente de la Junta Departamental, Juan Ramón Cohene (PLRA).

Luz María Dolores Olmedo, es sobrina de quien en el 2018 ocupaba una banca del Partido Colorado en la Junta Departamental, Agustín Olmedo. También es prima de su jefa, Lucía Rubali Filippini Leguizamón, correspondientemente es sobrina de Hugo Filippini, concejal departamental en el periodo anterior.

Nota relacionada: Alejo afirma que su hija es la secretaria privada, pero planilla oficial lo desmiente

Es muy allegada a la concejal Vicenta Cano, quien habría “empujado” lo necesario para que su recomendada ocupe el cargo. Ambas, concejal y funcionaria, son del distrito de Repatriación.

La secretaria de faltas, no realizó ningún concurso de oposición para ocupar el cargo que funge desde mediados del año 2018.

Lucia Rubali Filippini, Sonia Aldama, Vicenta Cano y Luz Olmedo, durante el festejo del cumpleaños de la concejal de Tekojoja. || Facebook

Ujier
El cargo es ocupado nada más y nada menos que por Daisy Yanina Ferreira Romero, hija del concejal departamental, Gustavo Ferreira (Alianza GANAR).

Su nombramiento, sin concurso, se dio a través de la misma Resolución Nro. 176/2018, con fecha 30 de julio del 2018.

La hija del concejal Gustavo Ferreira, percibe un sueldo mensual de G. 2.500.000 más G. 260.000 correspondiente al servicio de un seguro médico.

Lea también: Alejo Ríos colocó a parentela en la Gobernación en abierto nepotismo

Gustavo Ferreira, concejal departamental y papá de Daisy Ferreira, ujier del Juzgado de Faltas de la Junta Departamental || Archivo – OviedoPress

El concejal Gustavo Ferreira, durante el periodo anterior, fue uno de los votantes proponentes del nombre se su propia hija, para ocupar el cargo de Ujier, en el Juzgado de Faltas de la Junta Departamental.

Ferreira, el pasado 22 de marzo, hizo lobby para no abordar el tema de nepotismo. Se lo ve en el vídeo, detrás de Vicenta Cano, armando estrategia con el presidente de la Junta Departamental, Gabriel González Torres, para llevar a votación el tratamiento del tema, que finalmente fue desestimado por la mayoría de los concejales.

Secretaria de Bancada
Las bancadas de la Junta Departamental cuentan con sus respectivas asistentes. El PLRA o Alianza GANAR tiene como secretaria a, la funcionaria nombrada Sonia Elizabeth Aldama. Percibe una remuneración G. 2.611.500, además G. 260.000 en concepto de seguro médico.

De acuerdo a los datos obtenidos, Sonia Elizabeth, sería sobrina de René Ávalos Aldama, asesor jurídico y de asuntos políticos de la gobernación del Caaguazú.

René Ávalos, Asesor Jurídico de la Gobernación del Caaguazú || Facebook

Sonia Elizabeth Aldama, tampoco realizó concurso de oposición para ocupar el cargo. Su único mérito sería el vínculo familiar que tiene con el alto funcionario, ex concejal de Coronel Oviedo, René Ávalos.

Además es pariente del director de la Unidad Operativa de Contrataciones, Cristian Aldama.

Actividad nula
El 25 de julio del 2018, el entonces presidente de la Junta Departamental, Juan Ramón Cohene (PLRA), declaró que la actividad del Juzgado de Faltas Departamental es nula por lo que planteó la extinción de la repartición que cuesta a los contribuyentes, casi G. 1.000 millones por cada periodo.

El juzgado de faltas departamental cuenta con cuatro funcionarios; un juez, cuya asignación salarial mensual es de G. 5 millones, una Secretaría general, que percibe G. 3 millones por mes, un fiscal de faltas, cuyo salario mensual es de G. 3.5 millones, en tanto que el ujier notificador gana mensualmente G. 2.5 millones, lo que representa una erogasión mensual de G. 14 millones.

Todos estos datos dejan en evidencia por qué los concejales departamentales del Caaguazú, evitan y piden no hablar de nepotismo. Carecen de autoridad moral para cuestionar la práctica de nepotismo por parte del gobernador, Alejo Ríos, quien tiene nombrados y contratados en la institución a su propia hija, su cuñado, sobrina e íntima amiga de su esposa.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0