Confirman liberación de colono secuestrado en Itapúa

  • El ministro del Interior, Tadeo Rojas, confirmó la liberación del ganadero Martín Hartmann, quien había sido secuestrado el pasado jueves en la zona de Alto Verá, departamento de Itapúa. Según informa el medio digital Abc.com.py.

Foto://Abc.com.py

Foto://Abc.com.py

“Anuncio oficialmente liberación de Martin Hartmann”, escribió en su perfil de Twitter el ministro del Interior, Tadeo Rojas. El secretario de Estado se había llamado a silencio desde la confirmación del nuevo plagio y reapareció la mañana de este sábado para hacer el anuncio a través de la red de microblogging. Según informa el medio digital Abc.com.py.

Rojas aseguró que la liberación del ganadero brasileño se debió a la “gran presión policial sobre secuestradores” y congratuló a los efectivos de la fuerza del orden. El ministro del Interior publicó además una fotografía en que el recientemente liberado Hartmann aparece sucio, con la ropa rota y rodeado por agentes de la Policía que posan con él en una zona rural.

Una gavilla secuestró al empresario brasileño Martin Hartmann (40), tras ser interceptado cerca de su vivienda situada en el cruce Ynambú del distrito de Alto Verá, departamento de Itapúa, la noche del jueves. La Policía maneja la investigación con total hermetismo.

Martín Hartmann fue interceptado por sus captores a las 18:30  horas este pasado jueves, cerca de su casa de campo que está a menos de un kilómetro del pequeño poblado de Cruce Ynambú. Esta localidad está ubicada en una zona rural del distrito de Alto Verá, a 50 kilómetros de la reserva forestal de la cordillera del San Rafael, una vasta zona boscosa que comparten los departamentos de Itapúa y Caazapá.

Según consta en la denuncia hecha por los familiares, Hartmann conducía su camioneta Chevrolet S10, cuando sorpresivamente fue cercado por un furgón negro y un automóvil Toyota Caldina gris plateado que lo seguía. Se presume que el empresario se resistió y hubo violencia, pues la Policía halló los lentes de la víctima a unos tres metros de su vehículo, que los captores dejaron abandonado en el camino.

Los padres del secuestrado, Teresinha y Julio Hartmann, son ciudadanos brasileños asentados en el país desde hace 40 años, cuando Martín era todavía pequeño, y todo lo que tienen lo consiguieron a fuerza del trabajo. Ninguno quiso hacer declaraciones ni facilitar datos a la prensa. Se trata de una familia que tiene su campo, implementos agrícolas y cultiva unas 500 hectáreas de soja, pero no es acaudalada.

Lo llamativo del caso es que, este viernes por la mañana, mientras se confirmaba el secuestro, desde la cárcel regional de Itapúa habría llegado una llamada telefónica pidiendo supuestamente US$ 300.000 por la liberación de Hartmann. La pregunta fue cómo los extorsionadores consiguieron con tanta rapidez el número de celular de los padres del plagiado.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0