¿Médicos de IPS abandonan guardia para ir a chupar?

  • Es la pregunta que surge luego de que el jueves 11 de abril pasado, fueran vistos varios profesionales de blanco, al interior de un conocido restaurante de Coronel Oviedo, por espacio cercano a dos horas, cuando debían estar cumpliendo guardia médica en el IPS.
  • La comitiva de galenos estaba encabezada por Pablo Martínez, traumatólogo y decano de la Faculta de Medicina de la UNCA, quien acompañado de varios colegas suyo se ubicó en un quincho, ubicado al fondo y en el área posterior del restaurante, aparentemente ingiriendo una ronda de tragos.
  • Tras alertar de la presencia de varios periodistas en el lugar, demoraron excesivamente en retirarse, no sin antes tratar de borrar sus «evidencias», sin embargo todo quedó registrado en vídeo, tras retirarse del lugar, fueron directamente hasta el Hospital Regional del IPS.

Momento en el que los médicos, Pablo Martinez y Guido Ovelar, abandonan el bar donde estuvieron por más de dos horas en horario que les corresponde estar de guardia en el IPS de Coronel Oviedo || Captura de Vídeo.

Alrededor de las 22:30 del pasado jueves 11 de abril, un grupo de periodistas de Coronel Oviedo, que se disponía a compartir un momento distendido, al interior de un restaurante de la ciudad, logró evidenciar una situación sumamente sensible para la salud regional, a juzgar por lo que se visualizaba en el lugar, un grupo de profesionales de blanco, médicos, del Instituto de Previsión Social (IPS) de esta ciudad, quienes se encontraban en el sitio, en abierto abandono a su guardia médica.

En un espacio privado, dentro del recinto gastronómico y de copas, hacia el área posterior del local, lejos del sector de mesas, cercano a un quincho, se encontraba una comitiva de médicos, encabezada por Pablo Martínez Acosta, traumatólogo, quien debería de encontrarse cumpliendo su guardia médica, en el Hospital Regional de IPS Coronel Oviedo, sin embargo, distendidamente se hallaba en el restaurante, en aparente violación y transgresión de su compromiso ético-profesional.

Transcurrido el tiempo, se podía notar que Martínez y sus acompañantes amenamente compartían unos tragos, que constantemente eran «provisionados» por las camareras del lugar, por espacio superior a dos horas, desde la llegada de la comitiva de trabajadores de medios de prensa, alrededor de las 22:30 hs., hasta al menos 135 minutos después, cuando se retiraron, cerca de las 00:45 hs., ya del viernes 12 de abril de 2019.

Durante ese lapso de tiempo que se los pudo ver, dentro del bar de copas, los galenos involucrados constantemente ingresaban a los sanitarios ubicados en el sector privado, donde compartían, es más, aparentemente en un momento dado se percataron y reconocieron a los periodistas presentes en el lugar, por lo que demoraron en abandonar en lugar, no pudiendo permanecer por mas tiempo, hasta que se levantaron y dejaron el bar, a la hora señalada.

Dejaron el bar y volvieron al Hospitalm IPS
La comitiva encabezada por el Dr. Pablo Martínez, era integrada por los médicos; Julio Bellenzier y Guido Ovelar, quienes posterior al «compartir ameno», abordaron dos vehículos, uno de ellos una camioneta Isuzu D-max, color plateado, propiedad de Pablo Martínez Acosta, más otro automóvil de color negro.

Ambos rodados tomaron destino Este, desde el restaurante ubicado cerca de la Terminal de Ómnibus de Coronel Oviedo, y se dirigieron rápidamente hasta el Hospital del IPS, distante a unos 400 metros del lugar, reingresando al predio del nosocomio, quedando todo registrado en vídeo.

Luego de abandonar el lugar, los integrantes de la comitiva de periodistas que compartían dentro del local, constató que en la mesa que ocupaban los galenos, quedaron como «rastro», colillas de cigarrillo, manijas de chopp vacias y semi llenas, champañera con botella vacía, presumiblemente de cerveza.

Los mencionados, previamente a retirarse, encargaron varias picadas de alimentos y gaseosas, que posiblemente fueron destinadas al personal de enfermería y/o administrativo del IPS Coronel Oviedo.

Previamente, una semana atrás, el jueves 4 de abril, el Dr. Pablo Martínez y comitiva fue visto por otras personas en el mismo restaurante, compartiendo y aperitando, en el horario en que deberían de estar cumpliendo guardia médica, lo que haría suponer que esta constituiría una práctica habitual de los profesionales, en detrimento de los asegurados del IPS y la previsional misma, que les paga sus salarios.

Así también, sería cuestionable la actitud poco ética y profesional de Pablo Martínez Acosta, quien al margen de la consumición eventual dentro del bar, su aparente abandono de guardia, lo deja en posición indecorosa, teniendo en cuenta su actual condición de decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Caaguazú (UNCA), del cual fue rector, hasta octubre de 2015, cuando había renunciado luego de manifestaciones y presiones estudiantiles, debido a supuestas irregularidades administrativas, de los que se le acusó, una de ellas conocida como El caso «Empedrado de Oro».

Su condición de médico, docente y catedrático universitario, formador de futuros profesionales, íntegros, probos y competentes, queda expuesta con su actuar desprolijo, que agrava su rol médico profesional ante los asegurados de IPS y de docente, ante sus alumnos

Comentarios

Comentarios del sistema: 0