MEC habría concedido licitación de capacitación docente de manera irregular

  • Denuncian docentes de la Unión Nacional de Educadores (UNE), el hecho se habría registrado durante la gestión de Enrique Riera.
  • El Ministerio de Educación desembolsó G. 27 mil millones a la Universidad San Ignacio de Loyola, institución que no cuenta con carreras acreditadas por ANEAES, requisito obviado en la licitación.
  • Igualmente, se habrían proveído a los docentes capacitados, materiales de estudio plagiados, proveídos por la sede peruana de la Universidad, hecho denunciado en el país andino.

Enrique Riera, ex ministro de Educación de Paraguay, Jaime Saavedra, ministro de Educación de Perú y Raúl Diez Canseco, fundador y director de USIL – Perú. //WebUSIL

Entre diciembre de 2016 y julio del 2018, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), de nuestro país, ejecutó el programa de “Cursos de Actualización en Prácticas Pedagógicas Innovadoras”, dirigido a docentes en servicio del nivel medio, de las áreas de Lengua, Ciencias Básicas y Ciencias Sociales, a nivel nacional.

Para ello, el MEC llamó a licitación pública nacional a entidades de formación y educación, especializados en nivel docente, exigiendo en el pliego de bases y condiciones, requisitos inexcusables, para las universidades o facultades concursantes, entre ellos, el de contar con carreras acreditadas ante la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (ANEAES).

El proceso se desarrolló durante la gestión ministerial de Enrique Riera, que destinó unos G. 27 mil millones para tal efecto, iniciándose las capacitaciones a los docentes en varios Departamentos del país. Una de las instituciones ganadoras en el llamado a licitación, fue la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), que intervino en localidades de Central, Cordillera, Caaguazú, Concepción, entre otras.

Las capacitaciones docentes fueron financiadas a través de recursos públicos provenientes de FONACIDE, de las cuales el MEC dispone de manera tal a hacer efectiva la tan exigida mejora d la calidad educativa, desde la elevación del nivel de enseñanza docente.

Entre las exigencias del MEC, se imponía el de desarrollo presencial de capacitaciones con los educadores, provisión de materiales didácticos y compensaciones financieras por movilidad y viático, aquí es donde se detectó la primera irregularidad por parte de los gremios docentes.

Denuncia de plagio
A través de su sede en Perú, la Universidad San Ignacio de Loyola, remitió materiales didácticos (libros), entregados a los docentes, éstos materiales aparentemente fueron plagiados por la USIL-Perú, al Ministerio de Educación del país andino, situación denunciada ante los organismos judiciales del Perú.

El mecanismo habría consistido en proveer, desde USIL-Perú a su par de Paraguay, materiales didácticos, presentados como resultado de investigaciones científicas de rigor académico-técnico propios, pero que en realidad resultaron ser materiales del ministerio de Educación peruano, en ocasiones con tapas de libros cambiados o varias de sus páginas copiadas idénticamente, denunciaron.

De la judicialización del supuesto plagio en Perú, tomó conocimiento la Unión Nacional de Educadores (UNE), organización gremial que a través de su secretaría general, a cargo de Eladio Benítez, exigió la adopción de medidas por parte del Ministerio, e incluso solicitó intervención por parte de la embajada paraguaya en el país andino, a cargo de la embajadora, Ana María Baiardi.

Humberto Granada, referente gremial de UNE para el Departamento Caaguazú, manifestó que sus pares docentes se hallan en situación de intranquilidad, en virtud a que han dedicado valioso tiempo en participar de las capacitaciones del MEC, que ante las irregularidades expuestas corren riesgo de que las certificaciones expedidas por USIL, carezcan de validez.

Por otro lado, existen cuestionamientos de los gremios docentes hacia la concesión de los llamados a licitación a universidades que no reúnen los requisitos exigidos por el propio MEC, como ser la constancia de carreras acreditadas por ANEAES, que llamativamente fue obviada en el caso de la USIL, que no cuenta con carrera acreditada.

En varios de los procesos licitatorios para adjudicación de “lotes” para capacitaciones del personal docente del magisterio nacional, a cargo del MEC, se ha declarado ganadores, en la mayoría de los casos a universidades privadas, de cuestionable reputación académica y profesional, habiéndose éstas impuestas por encima incluso, de universidades públicas como la Universidad Nacional de Asunción, que han sido dejadas afuera, contando con carreras acreditadas.

Desde el gremio docente, temen de la existencia de una supuesta rosca de altos funcionarios venales, quienes en complicidad con los directivos de las universidades adjudicadas, se han alzado con las licitaciones millonarias, en detrimento del dinero público de FONACIDE, sin que importe el nivel de formación, que finalmente se imparte a los profesores de la República.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0