Denuncian que Fiscalía e Infona harán simulación de intervención en finca deforestada

  • Pobladores denuncian que aparentemente se filtró información de un procedimiento que dio tiempo a que menonitas retiren maquinarias del monte.
  • También habrían retirado evidencias de la criminal deforestación de unas 400 hectáreas de bosques en Raúl A. Oviedo, Departamento Caaguazú.

Inmensas hectáreas de bosque son deforestadas en Baúl A. Oviedo

Inmensas hectáreas de bosque son deforestadas en Baúl A. Oviedo. Foto://OviedoPress

Los pobladores de Raúl A. Oviedo, dieron a conocer un supuesto plan de “simulación de intervención” por parte de la Unidad Fiscal del abogado Ulises Giménez y la jefatura regional del Instituto Forestal Nacional (Caaguazú), a cargo del Ing. Cristino Benítez, quienes ya habrían puesto sobre aviso, al propietario de la finca, Pedro Pablo Anciaux y a tres colonos menonitas que realizan el desmonte del lugar, sancionado con pena carcelaria por la Ley de Deforestación Cero.

Los denunciantes afirman que quienes desmontan la reserva forestal ubicada en inmediaciones del Lago Yguazú, supuestamente ya conocen del procedimiento fiscal policial que se realizará este miércoles 5 de octubre, tras la denuncia periodística de “Galopante deforestación en el departamento de Caaguazú”.

“Con dinero están manipulando a las herramientas institucionales del Estado, para que a través de la inacción cómplice logren sus objetivos criminales contra el medio ambiente”, enfatizó uno de los denunciantes en comunicación con nuestro medio.

Según los responsables de la denuncia, los involucrados en el desmonte serían Pedro Pablo Anciaux, David Ens, Daniel Braun (cuyo vehículo fue visto e identificado en plena faena de desmonte) y Johnny Kehler, quienes estarían campantemente siguiendo con le deforestación a mansalva.

El equipo periodístico de OviedoPress, accedió a una denuncia formal presentada el pasado mes de julio ante la Unidad Fiscal del Medio Ambiente del Caaguazú, a cargo del abogado Ulises Giménez, con evidencias de una galopante deforestación en el departamento de Caaguazú y, que según los denunciantes, no ha reaccionado ante el crimen ecológico que se registra en la zona de desmonte.

Se trata de una superficie de 2.500 hectáreas en el distrito de Raúl Arsenio Oviedo que también abarca territorio del distrito de Nueva Toledo, departamento de Caaguazú, a orillas del lago Yguazú, que en menos de 3 meses fueron desmontadas unas 400 hectáreas con maquinarias y topadoras, según manifestó uno de los denunciantes, el concejal municipal Ignacio Brítos Martínez.

La propiedad boscosa tiene un propietario y, según la denuncia, se trata de Pedro Pablo Anciaux, quien a su vez permite la explotación del lugar a colonos menonitas, uno de ellos identificado por David Ens.

 

Comentarios

Comentarios del sistema: 0