Denuncian a indígena por violencia intrafamiliar e incendio de vivienda

  • Valerio Brítez, de la parcialidad mbyá guaraní, de Arroyo Guazú, fue denunciado por sus vecinos, por supuestamente agredir a su esposa e hijos.
  • Igualmente, habría prendido fuego a la vivienda donde residía con su familia, razón por la cual, fue derivado a la cárcel de Coronel Oviedo. Actualmente afronta un proceso judicial.
  • El hombre, niega la autoría de los hechos que se le atribuyen, en tanto admitió sí que, de manera involuntaria le prendió fuego a su casa. Solicita que sea desestimada su causa por violencia intrafamiliar.

Valerio Brítez, en compañía de su esposa, este jueves, en el Poder Judicial de Coronel Oviedo, hasta donde arribaron para solicitar la desvinculación del proceso judicial. //OviedoPress

Valerio Brítez, indígena de la parcialidad mbyá guaraní, poblador de la comunidad de Arroyo Guazú, límite entre los municipios de Coronel Oviedo y Caaguazú, fue denunciado por vecinos suyo, ante la comisaría jurisdiccional de R.I. 3 Corrales, por supuestamente haber agredido a su esposa y tres hijos, en octubre pasado, razón por la cual fue procesado judicialmente e incluso derivado a la Penitenciaría Regional.

El hombre, supuestamente habría golpeado físicamente a su pareja, y aparentemente también a los menores de edad, según refieren los vecinos, lo que constituiría un patrón habitual en su comportamiento, situación que llevó al límite de la tolerancia a sus vecinos. Permaneció privado de su libertad por espacio de un mes y ligado al proceso judicial por violencia intrafamiliar.

Este jueves 22 de noviembre, la pareja, acompañada de sus tres hijos menores, llegó hasta el Poder Judicial de Coronel Oviedo, a los efectos de solicitar ante el juzgado que entiende la causa, la desvinculación del proceso, debido a que supuestamente, la mujer ya ha perdonado al hombre, argumentando que las necesidades de sustento familiar, hacen inviable la larga ausencia de quien funge como cabeza de hogar.

Brítez, fue denunciado igualmente por haber quemado la casa en la que reside con su esposa e hijos, según los vecinos bajo los efectos del alcohol, lo que ocasionó que la familia pierda la totalidad de sus pertenencias.

El pirómano, admitió haber cometido el incendio de su vivienda, pero negó haberlo hecho con intencionalidad, sino que fue un mero accidente, del cual está muy arrepentido, también asumió su condición de adicción alcohólica, pero negó ser un hombre violento y mucho menos agresor de su esposa e hijos.

Por otro lado, su esposa, quien aparece en la fotografía del artículo, aseguró ante nuestro medio que, los hechos denunciados por los vecinos han sido aparentemente sobredimensionado, defendió a su pareja, señalando que el mismo es un buen padre de familia y que lo había perdonado por los «deslices» que tuvo.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0