«Cuando hay fuerza de voluntad no hay límites que nos paren»

  • Nos dice la señora Lucina Martínez de Báez, una modesta vendedora ambulante, proveniente de Costa Varela, límite con La Pastora, a unos 15 kilómetros del casco urbano ovetense.
  • Con 68 años, lleva cerca de 50 vendiendo su producción agrícola por las calles de Coronel Oviedo, desde hortalizas hasta lácteos y carne de cerdo, unas tres veces a la semana.
  • Orgullosa nos cuenta su testimonio de vida, su esfuerzo familiar y que con ayuda mutua de su marido, pudo sacar adelante a sus siete hijos.

Luciana Martínez, vendedora ambulante. //OviedoPress.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0