Brasil busca retomar control tras violencia en las cárceles

  • El Gobierno brasileño trataba de recuperar este martes el control de las cárceles para frenar las matanzas entre bandas, pero se veía confrontado a más de 48 horas de tensión entre presos en Natal tras un brutal motín y a una huelga de guardias en Río de Janeiro.

Continúa. Las autoridades aún no controlan el penal, donde este martes la policía disparó balas de goma contra los reclusos. Foto://Ultimahora.com

Continúa. Las autoridades aún no controlan el penal, donde este martes la policía disparó balas de goma contra los reclusos. Foto://Ultimahora.com

La crisis, que causó más de 130 muertos en los presidios desde el comienzo del año, seguía muy caliente en la penitenciaría de Alcaçuz, con presos de grupos rivales atrincherados después de la rebelión de este fin de semana, donde 26 reclusos fueron asesinados. Según informa el medio digital Ultimahora.com.

La policía disparó este martes balas de goma desde los muros de la cárcel contra los presos para tratar de separar a las facciones, que sacaban muebles y colchones del centro para protegerse, mientras otros se refugiaban en el desvalijado techo de la prisión.

A las puertas del centro, familiares afirmaban que reclusos de la facción local Sindicato do Crime RN, a la que pertenecía la mayoría de los asesinados del fin de semana, trataban de vengarse por la matanza e invadir el pabellón donde se encontraban sus rivales del poderoso Primer Comando de la Capital (PCC).

Esa guerra incendió las cárceles con 134 presos asesinados en varias exhibiciones de violencia extrema solo en los primeros días de este 2017, según un cómputo hecho por el diario Folha de São Paulo con datos del Ministerio de Justicia.

En un momento en el que se está definiendo el nuevo mapa del narcotráfico en el gigante sudamericano, la tensión ya no se restringe a la estratégica región norte –fronteriza con los grandes productores de cocaína de Colombia y Perú–, donde ocurrieron las matanzas de Manaos y Roraima.

HUELGA EN RÍO DE JANEIRO. En Río de Janeiro, un estado al borde de la quiebra, los guardias de las penitenciarias se declararon en huelga por lo menos durante una semana, en reclamo de salarios impagos.

Alarmado por la situación, el Gobierno de Río de Janeiro anunció horas después que el hoy, miércoles, depositará “integralmente” el salario pendiente de diciembre a todos sus funcionarios de seguridad.

Comentarios

Comentarios del sistema: 0