Actuar a tiempo, antes de ahogarnos

  • Pareciera ser una frase metafórica, quizá abstracta, pero nada más cercano a la realidad que atraviesa la ciudad de Coronel Oviedo, con cada jornada de lluvia, visibilizando el grave déficit de un adecuado sistema de desagüe pluvial.
Néstor Castillo, jefe de redacción del periódico OviedoPress || Archivo

Por Néstor Castillo
@NestorcastCOV

Ello se ha agudizado en los años recientes, en el último periodo de gestión municipal, que tuvo al frente al intendente colorado Eladio González Torres, donde precisamente la prioridad no fue un desarrollo urbanístico con proyección y ordenamiento territorial, sino de manera absolutamente improvisada, como muestra, basta remitirnos a archivos periodísticos, del propio palacete municipal, inundado con cada precipitación, sin rampas de acceso a discapacitados y una impresión total, en el que se considera la obra “insigne”, de aquel periodo municipal.

En lo concerniente a las calles céntricas, periféricas, barrios o territorios sociales de nuestra comunidad, éstas verdaderamente padecen de la decidía e improvisación desde hace décadas. Con la menor precipitación de agua las avenidas principales se llenan de raudales, las casas se inundan, las comunidades quedan aisladas y eso, resta calidad de vida a la población.

Si bien, hoy tenemos más calles asfaltadas, más edificios de altura, zonas comerciales y demás, estas han ido erigiéndose sin los mínimos rigores o exigencias de construcción, taponándose canales de desagüe, obstaculizando veredas y ocasionado una anarquía total, propiciada desde la misma anterior administración comunal, donde el “así nomas”, “vai vai” o “péichante”, primaba por delante de cualquier parámetro urbanístico de desarrollo, obviamente, sin tener que suponer necesariamente que muchas situaciones habrán sido inobservadas, por cosas que habrán corrido por debajo de la mesa.

Demás está señalar que por lo mismo, el impacto en la economía de la gente es directa, los trabajadores informales, ocasionales o jornaleros pierden horas, días o semanas de trabajo (como en los rubros oleros o de construcción) y eso golpea el estómago de muchas familias, quienes deben resignarse a sus tres comidas diarias, esto como consecuencia de la falta de infraestructura vial adecuada.

Es un gran desafío para nuestros actuales representantes, concejales municipales e intendente, demostrar su verdadera capacidad de gestión en favor de la ciudadanía: el problema está, las calles se inundan con mayor asiduidad, como nunca antes, conocemos nuestra realidad pero, y la solución?

Esa respuesta debe llegar no con simples discursos, esas soluciones se deben dar con acción, inteligencia, empatía ciudadana y sobre todo una correcta y transparente gestión de los recursos públicos, los ovetenses estamos cansados de soportar “mañas” en las obras de infraestructura, empedrados o pavimentaciones sin prever sistema de desagüe pluvial. Tal vez la solución demande un alto costo presupuestario pero, es tiempo de tomar decisiones ambiciosas.

Es momento de proyectar una ciudad que avance y despierte real sentido de identidad y orgullo en los ovetenses, que genere confianza en el ciudadano honrar sus compromisos tributarios, que los vea reflejados en obras que traigan soluciones a su día a día, es por ello que es urgente, actuar a tiempo, antes de convertirnos en ciudad de los baches, de los raudales y las desgracias urbanas, que para ello, suficiente tenemos con las demás metrópolis del país, que ni siquiera es preciso mencionarlos, por precisamente no ser, el mejor ejemplo a seguir.

Compartí esta noticia

Deja un comentario

  • OviedoPress Radio
  • OviedoPress
  • _blank
  • https://oviedopress.com/wp-content/uploads/2021/09/album_art.png
  • ALL CATEGORIES
  • https://oviedopress.com:445/radio/oviedopress_radio.mp3
  • https://oviedopress.com:445/radio/oviedopress_radio.mp3